Pastas de té de limón (delicadas y sabrosas)

pastas de te

Las pastas de té de limón son la delicia de cualquier pastelería. Están hechas con masa sablé, una masa quebradiza en boca, delicada y muy mantecada debido a la cantidad de mantequilla que lleva. Hay auténticos fanáticos de estas galletitas tan delicadas. Es por este motivo que me pidieron, uno de mis mejores clientes, que se las hiciera para su cumpleaños. Por cierto, ¡muchas felicidades Javier, como pasa el tiempo! Lo conocí cuando sólo tenía 1 añito y ahora… en fin que esta más alto que todos nosotros.

Estas pastas de té se pueden hacer de varios sabores, más adelante os enseñaremos como hacer un surtido de pastas de té. En nuestro canal de Recetas Explosivas encontraréis como realizar la base de las galletas.

El glaseado que se le puede hacer en estas galletas pueden ser de dos tipos: la glasa de limón (que se realiza con clara de huevo y azúcar glass) o una glasa muerta muy espesa (de azúcar con líquido, en este caso limón). Esta última más fácil de confeccionar y de utilizar para principiantes, es la que he utilizado para las pastas de té de limón. En este video podéis ver como hacerlo y su uso. Glasa sencilla de limón.

Ingredientes para la masa sablé:

225 g Harina
150 g Mantequilla
75 g Azúcar lustre
2 yemas
Ralladura de 1 limón

Preparación:

  • Cortamos la mantequilla bien fria en cubos y la colocamos encima de la mesa de trabajo, mejor si es mármol.
  • Tamizamos la harina y el azúcar sobre la mantequilla.
  • Con las manos bien frias, vamos pellizcando la mantequilla con la harina hasta formar migas. Esto lo debemos hacer de forma rápida y sin manosear demasiado la masa, hasta conseguir las migas. Aunque os parezca increíble en unos minutos lo tendremos hecho.
  • En este momento podemos dividir la masa para hacer varios sabores o sólo uno.
  • Si solo hacemos de limón rayaremos el limón por encima de las migas.
  • Batiremos las dos yemas y también lo distribuiremos por encima.
  • Ahora con mucho cariño, iremos amalgamando las migas hasta formar una masa compacta.
  • Recordad que se ha de amasar lo justo. Porque si no conseguireis una masa correosa y nada buena.
  • Con ayuda de dos hojas de hornear, colocaremos en el medio la masa y la aplanaremos un poco, primero con las manos y luego con el rodillo.
  • Para que nos salgan las galletas con el mismo grosor. Yo utilizo unas varillas de madera, como listones pero pequeños y delgados. Que me sirven de guia para hacer la plancha con el mismo grosor en todo su diametro.
  • La masa una vez que la tengamos estirada. La envolvemos en papel film y la guardamos en el frigorifico al menos 2 horas pero os recomiendo que se quede 24 horas. Tambien la podemos congelar y sacar cuando la necesitemos.
  • Una vez reposada cortaremos las piezas con un corta pastas y las iremos colocando en la bandeja con papel de hornear. Por entonces la masa se habrá abandado, así pues dejaremos la bandeja en la nevera mientras pre-calentamos el horno a 200 ºC  con calor abajo y arriba.
  • Los recortes de las galletas podemos volverla a amasar un poco y realizar la misma operación que antes. Realizaremos esta operación como máximo 3 veces, ya que si lo hacemos más empezará a ponerse correosa la masa.
  • Con el horno a punto colocaremos la bandeja y reduciremos el calor a 175 ºC. Necesitaremos unos 10 minutos para que empiecen a tomar color. ¡Ojo! no se han de dorar demasiado.
  • Sacaremos las galletas y las dejaremos reposar unos minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen.
  • Tenemos que esperar como mínimo 2 horas antes de colocarle cualquier glaseado.
  • Las galletas las podemos conservar en recipientes que cierren bien, para que no les entre aire.

 

Ingredientes para la glasa de limón:

400 g Azúcar glas
2 o 3 cucharadas de Líquido (zumo de limón)
Colorante (opcional)

Preparación:

  • Mezclaremos el azúcar con el líquido y comenzaremos a batir hasta conseguir una textura suficientemente espesa para que se pueda estender en las galletas pero no muy líquida para que no resvale y se salga de ellas. 
  • Si os queda muy líquida añadir más azúcar y si es aún muy espesa añadir un poco más de agua, pero a cucharadas.
  • Ir colocando las galletas en una bandeja. Necesitan como 8 horas para que se seque la glasa. Pero tenemos un truco para que se sequen antes, es colocarlas en el horno a 100 ºC solo con calor a bajo, para que se sequen.
  • Dejarlas que se enfríen en la rejilla.

Y  eso es todo. Buff!!! Hasta yo estoy cansada de tanto escribir! Pero os recomiendo que las hagáis porque vale la pena tanto esfuerzo. Eso sí, hacedlo por días alternos para que no os dé la sensación que estáis todo el día en la cocina.

Hasta la próxima!

 

 

 

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Hola,

    ¡Hemos visto que tienes muchas recetas en tu blog! Te queremos presentar la página Todareceta.es, donde nuestros más de 100.000 visitantes diarios pueden buscar entre más de 300.000 recetas de blogs y sitios web. También hemos creado el Top blogs de recetas, donde podrás encontrar cientos de blogs que ya se han añadido y al que puedes añadir el tuyo. Nosotros indexamos tus recetas y los usuarios las podrán encontrar usando nuestro buscador. ¡Y no te tienes que preocupar, porque todo es gratuito!

    Todareceta.es tiene páginas hermanas en Suecia, Brasil, Inglaterra, EEUU y Francia, entre otros países. ¿Quieres formar parte de esta gran familia?

    ¡Estamos a tu disposición!

    Todareceta.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.